Cómo los cambios de temperatura afectan tus cerraduras

A medida que las temperaturas aumentan en el verano, muchos propietarios de viviendas y negocios experimentan bloqueos de las cerraduras.

Esto generalmente afecta a las puertas exteriores, ya que el aumento de temperatura puede hacer que la puerta se expanda ligeramente. Como resultado, las cerraduras pueden volverse difíciles de girar o atascarse por completo en una posición.

Este efecto es más común tanto en las cerraduras de pestillo cerradas, porque se comprimen en la puerta a medida que el marco de la puerta se hincha a su alrededor, y en las puertas exteriores de madera, ya que ésta tiende a hincharse y contraerse con los cambios de temperaturas extremos.

¿Cómo afecta el clima frío a las cerraduras de sus puertas?

Cuando las temperaturas descienden por debajo del punto de congelación, el marco de la puerta tiende a contraerse. Esto provoca un mal ajuste entre la cerradura y la puerta misma.

Al haber mayor humedad, las puertas exteriores y los marcos de madera se ven afectados y también pueden contraerse en temperaturas muy frías.

Es posible que sea difícil girar la llave en un pestillo al abrir y cerrar con llave puertas exteriores. Para una solución rápida, tira de la manilla de la puerta desde afuera para volver a centrar la cerradura dentro del marco de la puerta.

Medidas preventivas

  • Siempre que instales nuevas cerraduras, asegúrate de trabajar con un cerrajero de Sant Cugat experimentado. Ya que se asegurará de que la cerradura esté correctamente ajustada al marco de la puerta, reduciendo así los problemas con el clima cambiante.
  • Considere reemplazar las puertas y marcos exteriores de madera con una opción más duradera y resistente como aluminio, fibra de vidrio y acero.
  • Lubrica las cerraduras regularmente. Esto hará que sea más fácil girar, incluso cuando cambie el clima.
  • Mantén la cerradura seca y protegida de lluvia y nieve.

Diferentes formas en que el clima afecta sus cerraduras de puertas sin llave

Las cerraduras sin llave son cada vez más populares en el mundo empresarial tanto por sus características de seguridad como por su conveniencia. Una de las ventajas de las cerraduras sin llave es que no se ven afectadas por muchos de los problemas que tienen las cerraduras estándar durante las olas de frío y calor.

Sin embargo, pueden sufrir de problemas con la batería, problemas mecánicos y botones atascados a causa del frío.

Problemas mecánicos

Las cerraduras sin llave son consideradas muy resistente al clima, como la lluvia y la nieve.  Sin embargo al estar expuesta a altas o bajas temperaturas puede haber problemas en su funcionamiento.

Lubrica regularmente los mecanismos de bloqueo para evitar estos problemas.

Botones pulsadores atascados

Las cerraduras mecánicas sin llave requieren que los usuarios ingresen un código de acceso en un teclado. Un problema relacionado con el clima ocurre cuando el teclado se moja. Si esta humedad luego se congela, potencialmente puede causar que los botones del teclado se atasquen. Esto bloquearía el acceso de los usuarios al edificio. Para una solución rápida a este problema, intente usar un secador de pelo para descongelar el teclado y secar el exceso de humedad.

Si bien las cerraduras sin llave aún requieren un mantenimiento regular para garantizar su efectividad a largo plazo, tienden a ser una opción mucho más libre de preocupaciones. Si está considerando cambiarse a este tipo de sistema, solicite a su cerrajero local recomendaciones sobre la solución de hardware adecuada para su hogar o negocio.