La importancia de los cerrojos en la prevención del robo

La importancia de los cerrojos en la prevención del robo

Es difícil negar que el mecanismo de seguridad más ubicuo, aquel con el que interactuamos diariamente en todos los lugares a donde vamos, y por tanto aquel que al final del día y por su familiaridad nos resulta casi invisible es el cerrojo (o cerradura) y su compañera la llave.

Desde los tiempos más remotos el ser humano ha tenido la necesidad de protegerse, primero de sus predadores y luego de sus propios semejantes.

Desde la roca o aquella rama que bloqueaba el acceso a la grieta donde dormía hasta las modernas cerraduras con identificación biométrica el proceso de perfeccionamiento no se ha detenido a lo largo de los siglos.

El progreso material del ser humano, y el consiguiente aumento en el volumen de cosas que cada individuo puede llamar “sus pertenencias” ha provocado también un aumento en el riesgo y el temor a su sustracción por parte de otros individuos.

El resultado de ésta batalla entre el genio de quien crea la cerradura y de quienes desean apoderarse de lo que ésta protege nos ha regalado verdaderos prodigios de la técnica industrial, que sin embargo continúan en eterno perfeccionamiento.

La importancia del cerrojo adecuado

Las estadísticas no mienten, en la mayoría de los robos a viviendas de los últimos años no suelen encontrarse señales de que las puertas, ventanas o techos hayan sido forzados, dejando como única vía posible de acceso la manipulación de la cerradura de puertas o ventanas.

Y ésto no es un problema menor, la ausencia de violencia en el acceso suele permitir que las empresas aseguradoras califiquen el incidente como hurto en lugar de como robo, lo cual les permite legalmente reducir el monto a pagar a sus clientes.

Pero ¿cómo es eso posible? ¿no son seguras las cerraduras modernas? La respuesta corta es que no. La respuesta larga requiere ciertas consideraciones que se resumen en las siguientes líneas.

Cada cerrojo es un mundo en sí mismo. Los cerrajeros Hospitalet lo saben, los ladrones también. Aunque compartan un mismo mecanismo de funcionamiento, hay cerrojos que por su diseño y materiales requieren un esfuerzo mayor para ser abiertos.

Y ésta es la clave; aunque ningún cerrojo es perfecto, y todos puedan manipulados para abrirse sin la llave apropiada, el tiempo, el esfuerzo, la técnica y las herramientas necesarias, pueden llevar a un delincuente a preferir un objetivo más sencillo.

En las últimas décadas los fabricantes han comenzado a proporcionar aditamentos de seguridad extras a sus cerraduras, desde escudos antibumping a placas de aleaciones que son muy difíciles de perforar o escudos imantados, que hoy se venden y se instalan por https://cerrajeros24hsabadell.es

Sea cual sea la seguridad que requieran sus espacios lo más importante es obtener la asesoría de los expertos, que podrán ayudarle a elegir no solo el cerrojo adecuado, sino incluso pueden advertir si el tipo de puerta que posee no es el adecuado para su instalación.

Y recuerde, no hay puerta o ventana que sea infranqueable. Lo que sí existen son mecanismos que llevan tanto trabajo, ruido y tiempo que no merecen la pena para el ladrón. Esto es lo verdaderamente importante pensar cuando desee mejorar su seguridad.

Deja un comentario